Se encarga de la atención del pie sano y enfermo.

Cuida y trata con indicación y supervisión del Médico de Familia las enfermedades que pueden afectar al pie (pie diabético, alteraciones por mala circulación, administra localmente tratamientos indicados).