Dolor por el fallecimiento de Alfredo Sigliano

Hoy el mutualismo de Argentina y del mundo se encuentra de duelo ante el fallecimiento de Alfredo Sigliano, líder visionario e innovador, con amplia trayectoria como dirigente social, características que lo posicionan como referente indiscutido de las organizaciones de la economía social y solidaria.

Desde 1994, ejerció la presidencia de la Asociación Mutual del Personal de Comunicaciones (AMPC) de Argentina, y a partir de marzo del mismo año, fundó la Asociación Mutual de Protección Familiar (AMPF), también de Argentina, siendo su primer presidente y reelecto en períodos sucesivos hasta la actualidad. En 2004, fundó junto a otros dirigentes la Organización de Entidades Mutuales de las Américas (ODEMA), con fuerte protagonismo en la comunidad internacional, conformada por casi 2000 entidades mutuales y afines de 20 países de América, presidiéndola hasta la fecha.

En junio de 2018, concretó uno de sus mayores anhelos, la cohesión del mutualismo de los cinco continentes en una única organización, la Unión Mundial de la Mutualidad (UMM), con el propósito de lograr una mayor visibilización del sistema mutualista, procurando que la mirada de los gobiernos y de las organizaciones internacionales se dirijan hacia el mismo, y así advertir que existe un sistema no probado aún en una dimensión considerable, que condensa lo mejor de sus políticas, agregándole el factor faltante que es la solidaridad y la cultura de la autogestión y del propio esfuerzo de cada uno, transformado en una mejor calidad de vida para todos, tal como lo expresara él mismo durante la Asamblea Constituyente.

Firme impulsor de la equidad y la igualdad de oportunidades, colaboró con los organismos internacionales en la promoción de acciones que permitan establecer en América un piso de protección social, como base esencial de un verdadero desarrollo sostenido de los pueblos. Representó al mutualismo americano ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Organización de los Estados Americanos (OEA), la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Asociación Internacional de la Seguridad Social (AISS), entre otras.

Una vida dedicada a defender valores tan fundamentales como la solidaridad y el apoyo mutuo, con el único fin de proteger y contener a los más vulnerables, y para que todas las personas vivan juntas en armonía y con igualdad de oportunidades.

Es responsabilidad de todos, los que integran la mutualidad, continuar su legado y alcanzar un mutualismo de excelencia.